Noticias

Que no te pique el zancudo, mantén tu casa libre de dengue.

Por: Blanca Selvera /
Información: Dra. Hilda Nereyda del Carmen Selvera

A nivel nacional, Tamaulipas ocupó los primeros lugares por el número de casos de dengue que ha registrado y ha reportado epidemias de esta enfermedad en el 2005 y 2013 en donde se superaron los 6 mil y 5 mil casos respectivamente.

En el cierre del 2020, fueron 2 mil 281 pacientes y en este año, en el primer trimestre del 2021, las autoridades sanitarias han reportado siete casos y ninguna defunción, colocando a Tamaulipas en el lugar número 13 a nivel nacional, entre las entidades con casos de dengue, informó a la revista “Por Tu Salud Vive Más”, la responsable del departamento de Epidemiología de la Secretaría de Salud, Hilda Nereyda del Carmen Selvera.

El dengue es una enfermedad que no debemos dejar de lado y recordar constantemente que mantiene su presencia en cada rincón del territorio tamaulipeco, que, así como el zika y chikungunya son enfermedades transmitidas por un solo vector, el Aedes aegypti, el cual se reproduce, alimenta y vive en nuestros hogares y ahí permanece para llegar a enfermar a toda la familia.

Históricamente en Tamaulipas se tenía el problema del dengue después de semana mayor, pero en los últimos años ya no tiene temporalidad, los casos se llegan a incrementar en cualquier época del año; el mosquito ha encontrado las condiciones ambientales adecuadas para incrementarse y debemos tener especial cuidado en las temporadas de lluvia.

Las autoridades sanitarias mantienen los trabajos de prevención y promoción a la salud con mayor énfasis en los lugares en donde se confirman los casos, pero recuerda que, hasta la fecha, no hay vacunas ni tratamientos específicos para estas enfermedades y la prevención es la mejor forma de protegernos.

¿Qué debemos hacer, cómo nos debemos proteger?

Para combatir el dengue debemos hacer actividades muy sencillas como lavar cubetas, piletas, tinacos, cisternas y cualquier recipiente que acumule agua para evitar que el mosco se reproduzca y tapar los recipientes o vasijas en los cuales se puede llegar a almacenar el agua.

Hay que voltear las cubetas, tambos, tinas, macetas o cualquier objeto que no utilices para que no se llene de agua, sobre todo de lluvia y tirar las botellas, latas, trastes, llantas que no sirven o infórmate en tu municipio para llevarlas al centro de acopio más cercano.

Evita tener floreros o plantas con agua dentro de la casa o cámbiala mínimo cada tres días, así como los bebederos de las mascotas; y algo muy importante que en ocasiones no tomamos en cuenta, es verificar el techo de la casa, el patio o el jardín, ya que en todos estos lugares pueden existir recipientes que sirven al mosquito para desarrollarse, incluso una pequeña tapa de botella le es suficiente para poner sus huevecillos.

En la medida de lo posible utiliza repelentes de insectos, pabellones para las camas o coloca mosquiteros en puertas y ventanas. Cuando el personal de salud visite tu domicilio será para orientarte y ayudarte a buscar esos recipientes, así como para aplicar “abate”, sustancia que no permite que crezca el zancudo en los contenedores en los que requieres guardar agua.

Cuando un vehículo de Salud fumigue por la calle de tu domicilio, es muy importante abrir puertas y ventanas para que el químico (adulticida) acabe con todos esos zancudos escondidos dentro de ella.

Y recuerda que el momento adecuado para consultar al médico, es inmediatamente que empiezas a sentir cualquier síntoma y la manera de detectarlo y diferenciar cada uno de estos padecimientos es si presentas lo siguientes síntomas:

Dengue
Fiebre alta y repentina
Dolor muscular
Dolor de cabeza y detrás de los ojos
Sarpullido ocasional

Zika
Fiebre
Dolor de cabeza y malestar general
Sarpullido
Conjuntivitis no purulenta
Dolor muscular o articular

Chikungunya
Fiebre muy fuerte
Dolor articular severo que llega a incapacitarte
Sarpullido (ocasional)
Dolor de cabeza y detrás de los ojos

Articulo Anterior