Noticias

El impacto de la pandemia de COVID-19 en la Salud Mental

¿Cuándo pedir ayuda?
Por Angel De La O Villarreal/
Información: Lic. Soraya Sánchez Diez De Pinos

A poco más de un año del inicio de la Pandemia de COVID-19, en el que la población se ha visto en la necesidad de adoptar medidas emergentes como el distanciamiento social para prevenir contagios, se han registrado también repercusiones en su salud mental, al ser una enfermedad desconocida.
Aunque nos enfrentamos a una crisis sanitaria, los diferentes sectores de la sociedad han sufrido sus embates: pérdidas económicas, de empleos, restricciones a las actividades diarias con sus respectivas afectaciones psicológicas.
La pandemia puede afectar directamente a la población en general por el confinamiento y el exceso de información, muchas de las ocasiones falsas, en redes sociales, a las personas con un diagnóstico positivo de COVID-19 y sus familias, así como al personal de salud por la carga de trabajo, informó a la revista “Por tu Salud Vive Más”, la responsable del Departamento de Salud Mental de la Secretaría de Salud, Soraya Sánchez Diez de Pinos.

Principales trastornos mentales asociados a COVID-19

• Ansiedad Generalizada
• Ataques de Pánico
• Depresión Mayor
• Trastornos de somatización
• Consumo de Substancias Adictivas
• Fobias específicas
• Trastornos Obsesivo Compulsivo T.O.C.
• Hipocondría
• Riesgo Suicida
• Estrés Postraumático

 

Pero, ¿a quiénes y cómo afecta la pandemia generalmente?, a continuación los grupos de vulnerables:

Personal de Salud de Primera Línea
* Sobrecarga de trabajo
* Riesgo de contagio.
* Toma de decisiones
* Víctimas de violencia

Niños y Adolescentes
* Reducción de sus rutinas
* Formas diferentes de enseñanza-aprendizaje
* Riesgo de violencia y maltrato

Adultos Mayores
*Soledad
* Dependencia de familiares y cuidadores
* Discapacidad física y mental

Es común que los niños y adolescentes, puedan presentar ansiedad por no poder salir de casa, no realizar sus actividades cotidianas y no poder ir a ver a los abuelos o amigos.
“Los niños deben comprender; por qué no debemos salir de casa, no solo por el miedo a contagiaros, sino porque de éste modo estamos protegiendo a personas de salud frágil”.

Como evitar ser víctima del pánico ante el COVID-19

 Admitir que es normal tener miedo
 Diferenciar entre tener miedo y actuar por miedo
 Analizar y reconocer nuestra emoción. Miedo/Pánico
 Analizar y hacer consciente la situación real.
 Tomar precauciones y medidas de cuidado hasta nueva indicación
 Buscar información verificada y de fuentes oficiales
 Evitar información alarmista y sensacionalista
 Mantener buena higiene del sueño y hacer ejercicio
 Practicar la respiración profunda y
 Pedir ayuda profesional cuando sea necesario

Evite el alcohol y las drogas.

Es importante limitar el consumo de bebidas alcohólicas o evitarlas por completo y no empezar a consumirlas si nunca lo había hecho:

• Evite utilizar el alcohol y las drogas para enfrentarse al miedo, la ansiedad, el aburrimiento o el aislamiento social.
• No existe ningún dato que demuestre que el consumo de alcohol proteja contra las infecciones víricas o de otro tipo, de hecho, sucede lo contrario, ya que el abuso del alcohol está asociado a un mayor riesgo de infecciones y a un peor resultado del tratamiento.
• Además, debe ser consciente de que el consumo de alcohol y drogas puede impedirle tomar las precauciones adecuadas para protegerse contra la infección, como una correcta higiene de manos.
• Además de estar asociado a los accidentes, la violencia familiar, las conductas sexuales irresponsable…

Las afectaciones a la salud mental ocasionadas por la pandemia pueden originar factores de riesgo que deberán identificarse para prevenirlos o solicitar ayuda profesional:
• Un intento de suicidio no consumado, es un factor individual de alto riesgo
• Depresión
• Consumo de alcohol y drogas (consumen algún tipo de substancia adictivas)
• Enfermedad crónica y/o terminal
• Problemas: económicos, de pareja, o pobres relaciones interpersonales
• Trastorno mental (esquizofrenia, ansiedad, bajo control de impulsos, etc.)
• Discriminación (refugiados, migrantes, reclusos, personas con orientación sexual diferente, etc.
• Víctimas de violencia o abuso
• Haber tenido pérdidas significativas (muerte de seres queridos, pérdida de miembros de su cuerpo, etc).

Articulo Anterior