Noticias

Obesidad en tiempos de covid

Hace 40 años, los padecimientos que aquejaban a los mexicanos se centraban en las enfermedades infecciosas y de corta duración, pero en la actualidad se tiene un predominio claro de enfermedades crónicas degenerativas en las cuales el sobrepeso y obesidad están directamente ligados.

Este crecimiento no es solo responsabilidad individual, estas condiciones también se deben a la calidad de los productos que tenemos a nuestra disposición, la venta de productos industrializados con alto contenido calórico y de los cuales el 80 por ciento de ellos no te nutre de manera adecuada.

El aumento de estos padecimientos representa el problema nutricional más frecuente entre la población escolar, adolescente y adulta del país; que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición se estima que más del 70 por ciento de los encuestados mayores de 20 años presenta sobrepeso u obesidad.

De igual manera, la encuesta establece que el consumo de alimentos con bajo contenido nutrimental aumenta entre la población adolescente.

Estas estadísticas son alarmantes para el sistema de salud, en donde el reto es brindar la atención adecuada y evitar que más padecimientos se asocien a ella como el COVID-19, que facilita su progresión y puede empeorar su pronóstico.

La obesidad se define como la epidemia del siglo XXI y es una enfermedad crónica, como lo es la diabetes mellitus o la hipertensión arterial, se origina principalmente por el ambiente o costumbres que tenemos en la alimentación y se dice que inicia en la infancia o la adolescencia, debido a que adoptamos los estilos de vida y costumbres alimenticios de nuestros padres.

Casos como el de Javier nos invita a considerar nuestro estilo de vida, quien desde pequeño consideraba la comida como su mejor aliada, cada alegría o desánimo que presentaba, se consolaba o festejaba con la comida.
Aun y cuando Javier tuvo una infancia feliz, él sabía que su punto de identificación era “el gordito del salón” y nunca tuvo problemas para consumir la cantidad de calorías que él quería.

A sus 30 años, Javier presenta serios problemas de hipertensión debido a su exceso de peso, él se mantuvo confinado durante 3 meses debido a la pandemia del COVID-19 y ahora que tiene que regresar a la nueva normalidad y presentarse a trabajar, esta consiente que su problema de obesidad puede traer serias consecuencias a su salud que incluso podría llevarlo a la muerte.

La obesidad es la enfermedad metabólica más prevalente del mundo, es fuente de diversos padecimientos y muertes, lo que genera una gran cantidad de gastos tanto para el paciente como para el sistema de salud.

La principal recomendación para este tipo de padecimientos, es el método de prevención, seguir un modelo de vida sano y equilibrado; seamos conscientes de la gravedad que genera vivir con estos padecimientos y debemos solicitar ayuda para salir adelante.

ace 40 años, los padecimientos que aquejaban a los mexicanos se centraban en las enfermedades infecciosas y de corta duración, pero en la actualidad se tiene un predominio claro de enfermedades crónicas degenerativas en las cuales el sobrepeso y obesidad están directamente ligados.

Este crecimiento no es solo responsabilidad individual, estas condiciones también se deben a la calidad de los productos que tenemos a nuestra disposición, la venta de productos industrializados con alto contenido calórico y de los cuales el 80 por ciento de ellos no te nutre de manera adecuada.

El aumento de estos padecimientos representa el problema nutricional más frecuente entre la población escolar, adolescente y adulta del país; que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición se estima que más del 70 por ciento de los encuestados mayores de 20 años presenta sobrepeso u obesidad.

De igual manera, la encuesta establece que el consumo de alimentos con bajo contenido nutrimental aumenta entre la población adolescente.

Estas estadísticas son alarmantes para el sistema de salud, en donde el reto es brindar la atención adecuada y evitar que más padecimientos se asocien a ella como el COVID-19, que facilita su progresión y puede empeorar su pronóstico.
La obesidad se define como la epidemia del siglo XXI y es una enfermedad crónica, como lo es la diabetes mellitus o la hipertensión arterial, se origina principalmente por el ambiente o costumbres que tenemos en la alimentación y se dice que inicia en la infancia o la adolescencia, debido a que adoptamos los estilos de vida y costumbres alimenticios de nuestros padres.

Casos como el de Javier nos invita a considerar nuestro estilo de vida, quien desde pequeño consideraba la comida como su mejor aliada, cada alegría o desánimo que presentaba, se consolaba o festejaba con la comida.

Aun y cuando Javier tuvo una infancia feliz, él sabía que su punto de identificación era “el gordito del salón” y nunca tuvo problemas para consumir la cantidad de calorías que él quería.

A sus 30 años, Javier presenta serios problemas de hipertensión debido a su exceso de peso, él se mantuvo confinado durante 3 meses debido a la pandemia del COVID-19 y ahora que tiene que regresar a la nueva normalidad y presentarse a trabajar, esta consiente que su problema de obesidad puede traer serias consecuencias a su salud que incluso podría llevarlo a la muerte.

La obesidad es la enfermedad metabólica más prevalente del mundo, es fuente de diversos padecimientos y muertes, lo que genera una gran cantidad de gastos tanto para el paciente como para el sistema de salud.

La principal recomendación para este tipo de padecimientos, es el método de prevención, seguir un modelo de vida sano y equilibrado; seamos conscientes de la gravedad que genera vivir con estos padecimientos y debemos solicitar ayuda para salir adelante.

Articulo Anterior