Noticias

DIABETES TIPO 1: LO QUE DEBES SABER

Rodrigo, de 11 años de edad, no era el mismo de siempre. Su mamá notó desde tres semanas atrás, que se cansaba más rápidamente. Incluso, no salía a jugar futbolito con su hermano menor y sus amigos. Aunque buen estudiante, la maestra de quinto grado le reportó a la mamá que lo veía distraído, sin energía para participar en las actividades del aula y prefería estar solo.
La falta de energía y el desgano, fueron la causa de que su madre lo llevara con su médico de la clínica de la colonia. El médico no encontró cambios físicos que estuvieran asociados a los síntomas referidos por la mamá, por lo que le indicó polivitamínicos por vía oral, con la instrucción de observar cualquier cambio.
El cansancio empeoró en forma importante, incluso sin realizar ninguna actividad física. El día de su diagnóstico, no tenía fuerzas para ir a la escuela y se quedó en casa. Por la tarde, su respiración se volvió agitada, además de acompañarse de náusea y vómito. Fue llevado a un servicio de urgencias, donde mediante el examen de tira reactiva en sangre capilar, se le detectó glucosa en 430 miligramos. De inmediato, fue transferido al Hospital Infantil de Tamaulipas, donde se corroboró en menos de un minuto, la cifra de glucosa en 480 miligramos, iniciando su manejo con el fin de normalizar las cifras de glucosa y remitir los síntomas. Después de tres días de tratamiento en el hospital, Rodrigo luce feliz. Ya desapareció el cansancio y él y su familia están en el proceso educativo que requieren todos los pacientes con diabetes tipo 1. Esta historia continuará por muchos años más, con un final feliz.
La breve historia descrita, es una de las muchas que a lo largo de 35 años, se han ido desarrollando en Tamaulipas. Desde el año 1987, los niños y jóvenes de Tamaulipas, así como sus familias, cuentan con personal médico especializado en Endocrinología pediátrica, con la capacidad y recursos de atención para pacientes que se diagnostican con Diabetes tipo 1.
¿Es frecuente la diabetes tipo 1? De los padecimientos crónicos en niños y adolescentes, ocupa el segundo lugar, solamente detrás del cáncer infantil. El crecimiento de la población es un factor que contribuye a que existan más casos diagnosticados cada año. Todo niño y adolescente tiene riesgo de desarrollarla, presentándose en igual proporción en hombres y mujeres, con un mayor número de casos entre los 10 y los 13 años de edad, aunque puede presentarse desde el nacimiento hasta la edad adulta.
¿Cuáles son los signos y síntomas de un niño o un adolescente con diabetes tipo 1? Aunque no existe uno solo característico del padecimiento, suele iniciar con las siguientes molestias:
• Falta de apetito
• Cansancio fácil
• Mayor frecuencia de micciones en el día
• Cambios bruscos en el humor
• Pérdida de peso
Estas manifestaciones son comunes a una serie de enfermedades, por lo que ni el interrogatorio y exploración física por el médico, son suficientes para detectar la diabetes.
¿Qué examen de laboratorio es de utilidad para saber si se tiene diabetes tipo 1? El examen de sospecha que está más al alcance, es tomar una muestra de sangre capilar en tira reactiva y glucómetro. El resultado está listo en menos de 10 segundos y puede realizarse en el consultorio médico. Si se encuentra una cifra mayor de 130 miligramos, requiere una reevaluación, pero ésta debe hacerse con sangre venosa en ayuno. Cifras por arriba de 126 miligramos en ayuno, son diagnósticas de diabetes.
¿Dónde deben ser atendidos los niños y jóvenes con diabetes tipo 1? Los hospitales de segundo y tercer nivel de atención que cuenten con endocrinólogo pediatra, así como con un equipo de nutriólogos, químicos, educadores en diabetes, psicólogos y otras especialidades, tienen la capacidad de atender a niños y jóvenes con diabetes tipo 1. En Tamaulipas hay endocrinólogos pediatras en Matamoros, Río Bravo, Reynosa, Tampico y Ciudad Victoria.
¿La diabetes tipo 1 es la mala? La diabetes tipo 1 no es buena ni mala. Requiere desde el primer día para su control el uso de insulina aplicada subcutánea. Con disciplina, conocimiento y educación, el niño y joven con diabetes pueden desarrollarse hasta la edad adulta libre de complicaciones.
Para mayores informes sobre diabetes tipo 1, contactar al departamento de endocrinología del Hospital Infantil de Tamaulipas.

Articulo Anterior