Noticias

30 de abril ¿Y los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (NNA)?

 

Por: Dra. María de Jesús Martínez Escobar

“Si la ayuda y la salvación han de llegar. Solo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad”.

María Montessori.

“Las Niñas, Niños y Adolescentes son nuestro presente, atendamos hoy sus derechos, esta etapa de su vida pasará muy rápido, es la mejor oportunidad para incorporarlos en su actuar presente y futuro, hagámoslos felices hoy”.

María de Jesús Martínez Escobar.

 

Cuando decimos que Niñas, Niños y Adolescentes (NNA) son titulares de derechos y los adultos garantes de ellos, nos referimos a la obligación que tenemos de respetar, proteger, facilitar y proveer los mismos.

Esta garantía se debe iniciar desde el núcleo básico, es decir la familia y aunque existen diferentes tipos de familia, es importante que en todas ellas se realice el ejercicio de derechos para NNA, esto se encuentra establecido en el Artículo 18 de la Convención de los Derechos del Niño (CDN) “Los Estados Partes pondrán el máximo empeño en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y desarrollo del niño”… Es por ello que es en este primer entorno donde se deben proveer las condiciones y experiencias positivas que influirán en los aspectos físico, emocional, psicológico, social y espiritual de la vida de NNA.

Por otra parte el artículo 103 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, establece como obligaciones de las familias o de quienes ejercen la patria potestad, tutela o guarda y custodia de NNA, garantizar sus derechos alimentarios, el libre desarrollo de su personalidad y el ejercicio de todos sus derechos.

Es cierto, las funciones para ser mamá o papá generalmente las aprendemos precisamente del entorno familiar, sobre el mismo ejercicio se aprehenden y se toman decisiones, es por ello que es importante que éste hecho crucial en la vida de todo ser humano se planee mejor, en lo ideal de las situaciones antes de cada nacimiento las parejas debieran prepararse no solo con salud física sino con preparación para una “crianza amorosa positiva, sin violencia”.

http://tratobien.org/Sin_violencia_se_educa_mejor.pdf.

Existen múltiples ejemplos de cómo desde nuestra posición de padres podemos mejorar el ejercicio y garantía de los derechos de nuestros NNA, tener un lenguaje inclusivo y una educación en igualdad de circunstancias para niñas y niños, tratar de evitar los estereotipos cuando asignamos, incluso desde antes de nacer conductas diferenciadas para el sexo masculino y femenino, a veces son pequeños detalles que pasan desapercibidos por la repetición de estos patrones aprehendidos.

El otro ámbito de respeto al Derecho de NNA es la escuela, después de la familia es el siguiente espacio donde se interviene en el proceso educativo, desde aquí se empieza a construir la ciudadanía. En este ámbito confluyen también las intervenciones en salud, a través de acciones preventivas en coordinación con el sector educativo.

 

Debiéramos tener accesibles los mecanismos de protección y denuncia para NNA, que no requiera de la intermediación de un adulto para ello.

El Derecho a la supervivencia, al desarrollo, a la alimentación, a la protección de la salud, son algunos de los Derechos básicos para el bienestar de NNA, en ese sentido tanto las instituciones, los Gobiernos municipal, estatal, federal, la sociedad y la familia tenemos que colaborar para que sean efectivos. Uno de los derechos es la alimentación, a la leche materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, lo que favorece además de su mejor estado nutricional y menor riesgo de enfermedades infecciosas, el apego que se debe establecer desde los primeros minutos de vida, es indispensable para el desarrollo de la confianza, autoestima, entre otras características de la madurez en su desarrollo.

Debemos asegurar el acceso a las medidas preventivas, incluso desde la etapa pregestacional, o sea antes de que se presente el embarazo (Revisar el estado de salud de los padres, desde su estado de nutrición, vacunación, suplementación con ácido fólico, entre otras medidas), eso significa anticiparse y disminuir los riesgos perinatales. Sin embargo, sabemos que aún estamos lejos de la adopción de esta cultura del autocuidado de la salud, por lo que procuraremos que por lo menos a partir de que se identifique o sospeche el embarazo se inicie un control y seguimiento meticuloso del embarazo, que permita disminuir los riesgos de la madre y su bebé.

Cuántas veces hemos escuchado expresiones como:

“Vieja el que llegue al final”, “lloras como niña”, “¡compórtate no eres un niño!”, “¡Cómo crees… el futbol es antifemenino!”, “¿academia de baile? Ni que fueras niña”, “si por lo menos tuvieras la mitad de la sensatez, inteligencia, etc, etc. de tu hermana(o)”, “definitivamente la ingeniería, la arquitectura, etc., no es para mujeres”, “las mujeres nunca debieron salir de la cocina, ése es su lugar”, “a partir de hoy tú eres el hombrecito de la casa, hasta que regrese tu papá”.

Todas estas expresiones –aunque parecieran muy comunes o coloquiales- atentan contra los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Es por ello que, desde cada ámbito de responsabilidad, tenemos mucho que hacer para garantizar todos sus derechos, empezando por visualizarlos, reconocer sus capacidades, permitirles expresar sus necesidades de acuerdo a su nivel de desarrollo, evitar omisiones por desconocimiento y orientar todas las políticas con este enfoque de Derechos con énfasis en el Interés Superior de la Niñez.

En este Mes del Niño es la mejor oportunidad para empezar a generar conciencia de ello.

¡Qué mejor regalo para las niñas y los niños de Tamaulipas!

 

BIBLIOGRAFÍA:

Gülgönen, T. (2016). Participación juvenil a nivel legal e institucional en México- ¿Ciudadanos y ciudadanas? Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñes y Juventud 14 (1).

Corta, V. (2006). “Vigía de los derechos de la niñez y la adolescencia mexicana” IDN 12-17 años. Consejo Consultivo de UNICEF México y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia. No. 3, Año 2.

Abrao, P (2017). Hacia la garantía efectiva de los derechos de niñas, niños y adolescentes: Sistemas Nacionales de Protección. Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH. OEA/Ser. L/V/II.166. Doc. 216/17

Rebello, P. (2017). La primera infancia importa para cada niño. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), New York, EEUU.

 

Articulo Anterior