Noticias

Vacunación

 

Por: Blanca Esthela Selvera Salazar

Se dice que en México se introdujo la primera vacuna hace más de 200 años, pero fue hasta 1926 cuando por decreto presidencial se hizo obligatoria la vacunación y se iniciaron las primeras campañas masivas para la aplicación, logrando con esto uno de los avances más importantes en la salud pública del país.

En 1973 se crea el Programa Nacional de Inmunizaciones, con el que se organiza la vacunación masiva y se inicia la aplicación simultánea de cinco vacunas contra siete enfermedades (BCG, Sabin, DPT, antisarampión y toxoide tetánico) pero fue en 1980 cuando se crearon las jornadas intensivas de vacunación, las que actualmente conocemos como Semanas Nacionales de Salud.

Durante estas jornadas, además de aplicar las vacunas para iniciar o completar esquemas de vacunación en las niñas y niños, mujeres en edad fértil y grupos poblacionales en estado de vulnerabilidad; también se promueve la distribución de sobres de Vida Suero Oral y se proporciona información a los padres de familia para el uso adecuado en el tratamiento de las enfermedades diarreicas agudas.

Con la creación del programa de Vacunación Universal en 1991, se realizaron las mejores experiencias de vacunación para otorgar a la niñez mexicana acciones integradas de atención primaria siendo el eje principal la vacunación en los menores de 5 años de edad.

La importancia de las vacunas

“Vacunar a nuestros hijos es una responsabilidad que todos debemos asumir”, señala la doctora María de Jesús Martínez Escobar, Encargada de la Dirección de Infancia y Adolescencia de la Secretaría de Salud.

Dijo que en México se garantiza la cobertura para proteger a todos los niños, niñas y adolescentes; el principal motivo para realizarlo es porque están más expuestos a presentar algunas enfermedades como las diarreas por rotavirus y al vacunarlos cortamos la cadena de trasmisión.

Este tipo de padecimiento regularmente se da en los menores de dos años de edad, por ser un grupo, generalmente más expuesto, tienen menos memoria de defensa en su organismo, es decir, no han tenido la misma oportunidad de estar en contacto con estos gérmenes y desarrollar sus propias defensas, explicó Martínez Escobar.

Otros padecimientos que se trasmiten a través de las vías respiratorias es la tosferina, la cual un bebé menor de dos meses puede ser contagiado de un familiar muy cercano que se encuentra sin síntomas, pero es portador de la enfermedad.

Existen algunas enfermedades que afortunadamente se han logrado erradicar como la viruela, desde hace 40 años; el poliovirus salvaje de las Américas en 1994; o se han logrado controlar como el sarampión, la difteria, tétanos, entre otras. Sin embargo, mientras se encuentre la enfermedad en alguna parte del mundo, existe la posibilidad de circulación por nuestro territorio nacional y estatal.

De igual manera, detalló la doctora María de Jesús, en Tamaulipas se aplican más de 2 millones de vacunas al año y con estas acciones se mantiene el control de enfermedades prevenibles por vacunación como difteria, tétanos, diarreas por rotavirus, enfermedades graves como la meningitis, sarampión, rubéola, poliomielitis, entre otras.

En nuestro país, cada año se realizan tres semanas nacionales de salud, las cuales se llevan a cabo en los meses de febrero, mayo y octubre; desde su implementación se contribuye a la disminución y eliminación de enfermedades infecciosas mediante la aplicación de las vacunas, por ello se considera una de las principales y más efectivas estrategias, lo que permite que México sea reconocido por los avances logrados en esta  materia.

En estas acciones de fortalecimiento, el eje central es la aplicación de 3 vacunas, que protegen contra 5 padecimientos,  y 1 más en temporada invernal para menores de 5 años y personas mayores de 60 años de edad, así como a grupos de riesgo, además de las vacunas del programa permanente las cuales la doctora Martínez describe de la siguiente manera:

 

Edad de aplicación Vacuna Enfermedad que previene
Al nacimiento BCG (una dosis) Tuberculosis
Hepatitis B (1ª dosis) Hepatitis B
2 meses Pentavalente acelular*

(1ª dosis)

Difteria, tosferina, tétanos, infecciones graves por Haemophilus influenzae b y poliomielitis inactivada.
Hepatitis B (2ª dosis) Hepatitis B
Rotavirus (1ª. Dosis) Diarrea por Rotavirus
Neumococo conjugada

(1ª dosis)

Infecciones invasivas por Neumococo
4 meses Pentavalente acelular*

(2ª dosis)

Difteria, tosferina, tétanos, infecciones graves por Haemophilus influenzae b y poliomielitis inactivada.
Rotavirus (2ª dosis) Diarrea por Rotavirus
Neumococo conjugada

(2ª dosis)

Infecciones graves por Neumococo
6 meses Pentavalente acelular*

(3ª dosis)

Difteria, tosferina, tétanos, infecciones graves por Haemophilus influenzae b y poliomielitis inactivada.
Hepatitis B (3ª dosis) Hepatitis B
Rotavirus (3ª dosis) Diarrea por Rotavirus
Influenza

(Temporada invernal)

Infecciones respiratorias graves por Influenza virus
7 meses Influenza (segunda dosis) Infecciones respiratorias graves por Influenza virus
1 año SRP (1ª dosis) Sarampión, Rubéola y Paperas (Parotiditis)
Neumococo conjugada

(3ª dosis)

Infecciones graves por Neumococo
1 año y medio Pentavalente

(4ª dosis)

Difteria, tos ferina, tétanos, infecciones graves por Haemophilus influenzae b y poliomielitis inactivada.
2 años Influenza

(refuerzo anual)

Infecciones respiratorias graves por Influenza virus
3 años Influenza (refuerzo anual) Infecciones respiratorias graves por Influenza virus
4 años DPT Difteria, tosferina y tétanos.
Influenza (refuerzo anual) Infecciones respiratorias graves por Influenza virus
 

 

5 años

Influenza (refuerzo anual) (octubre-marzo) Infecciones respiratorias graves por Influenza virus
Sabín, OPV (polio oral) de los 6 meses a los 5 años se aplica en 1ra. y 3ª Semana Nacional de Salud Poliomielitis
6 años SRP (refuerzo) Sarampión, Rubéola y Paperas (Parotiditis)
11 años

(o  5 ° grado de primaria)

VPH (Dos dosis) se aplica en 2ª y 3ª Semana Nacional de Salud Infección por Virus del Papiloma Humano

* Vacuna Hexavalente, depende de la disponibilidad en la institución (Difteria, tosferina acelular, tétanos, infecciones graves por Haemophilus influenzae b, Hepatitis B y poliomielitis inactivada)

 

Otras vacunas para los adolescentes y adultos.

 

Vacuna Edad de aplicación Enfermedad que previene
Td A partir de los 15 años

(y cada 5-10 años)

Tétanos, Difteria
SR A partir de los 10 años de edad, en quienes no cuentan con las dos dosis de SRP o SR. Sarampión, rubeola
Antihepatitis B 11 años de edad, quienes no cuentan con el antecedente vacunal. Hepatitis B
Tdpa Embarazadas de la semana 20 a 36 de gestación Tétanos, difteria, tosferina
Antiinfluenza Población de 19 a 59 años de edad considerada con factores de riesgo y toda la población a partir de los 60 años Influenza
Antineumocócica  polivalente Población de 60 a 64 años de edad con factores de riesgo y todos los adultos mayores de 65 años de edad. Infecciones por neumococo

 

Otras actividades que se desarrollan durante las Semanas Nacionales de Salud es el otorgar información a los padres de familia con niños menores de cinco años de edad sobre la prevención de enfermedades diarreicas e infecciones respiratorias agudas, el manejo en el hogar y la identificación de los signos y síntomas de alarma para evitar complicaciones en las niñas y niños.

A los niños de 6 meses a 4 años de edad, se les aplica una dosis de vitamina “A”, para contribuir en la disminución de las complicaciones causadas por diarreas e infecciones respiratorias agudas; a niños y adolescentes de 2 a 14 años, se administra albendazol, para disminuir el riesgo de repercusiones en su desarrollo por parásitos intestinales; así como, se distribuye ácido fólico a mujeres en edad fértil para fortalecer su estado nutricional y prevenir los defectos congénitos del tubo neural, es decir evitar las malformaciones de los bebés en la espalda o cabecita que ocasionan secuelas.

Por último la doctora Martínez Escobar, recomendó a los padres de familia y a la población en general, que es importante contar con la Cartilla Nacional de Salud, la cual se otorga de manera gratuita en las unidades médicas de la Secretaría de Salud o en cualquier otra institución a la que sean derechohabientes. Es importante mencionar que independientemente de quién la entregue, ésta es válida para cualquier institución del sector salud, no es necesario duplicarla.

La principal función de este documento, es promover el autocuidado de la salud a través de acciones de prevención, detección oportuna y control de las enfermedades, tanto de las niñas y niños, como de cualquier edad e independientemente del lugar donde reciben atención médica.

Cartillas Nacionales de la Salud por grupos de edad y sexo.

  • Niñas y niños de 0 a 9 años, color verde claro.
  • Adolescentes de 10 a 19 años, ambos sexos, antes de color azul turquesa, actualmente es de color gris.
  • Mujeres de 20 a 59 años, color rosa.
  • Hombres de 20 a 59 años, color verde obscuro.
  • Adultos mayores de 60 años o más, ambos sexos, color café.
Articulo Anterior