Noticias

Salud Bucal

 

Por Blanca Esthela Selvera Salazar

 

“La Salud bucal es parte integral de la salud en general de un individuo, si tenemos una mala salud bucal, nos lleva a que tengamos una mala salud general; no se puede excluir que estemos enfermos de la boca y decir que estamos sanos”.

El doctor Juan Felipe Arévalo Rodríguez, Jefe del Departamento de Salud Bucal, destaca que en los servicios de salud de Tamaulipas, la atención a las enfermedades bucales es la tercera causa de consulta. La caries dental y las enfermedades periodontales son los dos padecimientos más frecuentes.

Dijo que el 95 por ciento de la población llega a presentar este tipo de padecimientos y explicó que la caries puede ser un padecimiento de lo más frecuente, debido a que se presenta desde la niñez o desde que aparecen los primeros dientes; las principales causas de su aparición es por el consumo de azúcares, alimentos blandos y la incorrecta limpieza dental.

En lo referente a las enfermedades periodontales, detalló el doctor Arévalo, son infecciones serias que inflaman las encías y destruyen el hueso que sostiene a los dientes, que si no son tratadas a tiempo, continuarán hasta perder la pieza dental. Este padecimiento se presenta principalmente por la mala higiene.

LOS RIESGOS DE UNA MALA HIGIENE BUCAL

Sin lugar a dudas una mala higiene bucal puede llegar a provocar padecimientos más graves, enfatiza el doctor Arévalo, que nos da como ejemplo el caso de un paciente con diabetes, o uno que llega a presentar enfermedad cardiovascular; el problema reside que si este tipo de pacientes llegan a presentar una inflamación o un cuadro infeccioso, corre el riesgo de presentar serias complicaciones en su padecimiento.

El riesgo en las mujeres embarazadas también es constante si no mantiene una higiene bucal adecuada, los cambios hormonales que padecen durante esta etapa, trae como consecuencia inflamación de encías, también las nauseas y los vómitos por la acidez  que producen.

Por ello el doctor Arévalo enfatiza en que “la buena salud bucal no puede estar excluida de la buena salud general o viceversa”.

El doctor Arévalo nos describe las siguientes recomendaciones:

  • Lavarnos los dientes, mínimo 3 veces al día; ya que está demostrado durante décadas, que el lavado de los dientes evita el inicio de alguna enfermedad dental y si ya tenemos algún padecimiento, esto disminuirá su crecimiento.
  • Una buena alimentación; se recomienda principalmente evitar los azúcares, los almidones y tener una alimentación más balanceada.
  • No esperar a presentar algún dolor en la dentadura o encías; es mejor que conozcamos al dentista para la prevención, que nos enseñe el buen cepillado dental, que nos haga una limpieza profesional, la aplicación de fluoruro, es lo ideal, no solamente  a los niños sino a la población en general.
  • Visitar al dentista mínimo dos veces al año.

SÍNTOMAS

  • Dolor dental provocado o espontáneo.
  • Inflamación y/o sangrado de la encía.
  • Movilidad dental.
  • Manchas en los dientes.

 

La Secretaría de Salud a través del Departamento de Salud Bucal cuanta con el programa permanente de Salud Bucal, cuyo objetivo es intensificar las acciones de promoción, prevención y atención curativa que contribuyan a la disminución de las enfermedades bucales.

Para ello en cada una de las unidades de primer nivel de atención (centros de Salud) y unidades hospitalarias, se cuenta con un consultorio dental en el cual se proporciona el esquema básico de prevención como son los tratamientos, detección de placa bacteriana, instrucción de técnica de cepillado, instrucción de técnica de uso de hilo dental, el cual es recomendable utilizarlo a partir de los 8 años en adelante y el enjuague de fluoruro se aplica a partir de los 6 años de edad.

De igual manera, se realiza revisión de tejidos bucales, revisión de higiene de prótesis dental, instrucción de auto examen de cavidad bucal, así como sesiones  sobre salud bucal.

En estas unidades también se realizan tratamientos como profilaxis, aplicación de selladores de fosetas y fisuras; obturación con amalgama, obturación con resina, extracción de dientes permanentes, extracción de dientes temporales, radiografías, entre otras atenciones.

Articulo Anterior