Noticias

El respeto a los derechos humanos es una forma de cuidar la salud

 

Desde el nacimiento la dignidad marca nuestro valor como seres humanos, nuestra libertad y nuestros derechos, los cuales son fundamentales para una vida de calidad con armonía y respeto hacia los demás.

 

Y es que cuando los derechos humanos son violentados, pueden presentarse consecuencias graves a la salud, como ejemplo se encuentran la discriminación de personas con problemas mentales, a quienes no se les da oportunidad de tener un empleo, educación o una vivienda.

 

Del mismo modo, quienes presentan alguna discapacidad mental y no cuentan con recursos suficientes para su traslado a unidades médicas, muchas veces no pueden acceder a un buen tratamiento, ni atención de calidad.

 

Por estas situaciones se ha insistido en la importancia de reconocer la salud realmente como un derecho humano, como el Ex Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan expresaba durante su mandato «Deseo que la salud se deje de considerar como una bendición esperada, y se conciba en cambio como un derecho humano por el que se ha de luchar.»

 

Ante ello, actualmente en la lucha por erradicar las graves consecuencias que el quebrantar de los derechos trae consigo, la salud se ha convertido en un derecho fundamental, que debe ser otorgado a todos por igual, mediante políticas de acción que brinden una atención oportuna y resolutiva.

 

Para que este derecho se respete, se debe contar con unidades médicas necesarias, con equipo de primer nivel y la aplicación de programas de promoción y prevención de enfermedades; así como, accesibilidad a todos los servicios de salud sin discriminación.

 

Todo esto muestra lo importante que es este derecho en nuestras vidas, porque está estrechamente ligado a distintos derechos como a la alimentación, a la vivienda, al trabajo, a la educación, a la participación, a la igualdad, al disfrute de los beneficios del progreso científico y sus aplicaciones, a la vida, a la no discriminación, a no ser sometido a torturas, al acceso a la información, a la vida privada, y a la libertad de asociación, reunión y circulación.

Articulo Anterior