Noticias

La mujer en la educación

 

Por Blanca Selvera

Cada vez más, el desempeño de la mujer en la sociedad es muy sobresaliente, sobresale en la política, en la cultura, en la investigación, entre otros, pero el papel que desarrolla en la educación, es el pilar fundamental para el crecimiento del ser humano en todas estas profesiones.

Con el trabajo de la mujer en la educación, el mundo ha evolucionado y su predominio en este campo se nota en las estadísticas que nos marca la Secretaría de Educación en Tamaulipas, en donde se destaca que de los más de 32 mil maestros con los que se cuenta, el 67 por ciento, son mujeres.

Hablar de la educación es tarea fácil para la maestra Maricela Ríos Alvarado, quien pertenece al grupo de los profesionales de la educación básica en el estado y en la educación especial; una mujer empoderada y con una actitud firme que decidió enfrentar las adversidades para lograr sus metas y trazar su propio destino.

Maricela, nos describe su experiencia como profesional de la educación, (profesión que desempeña desde hace más de 20 años) y que decidió realizar como una manera de contribuir en la formación de los niños, aportar en este campo para el desarrollo de la sociedad, además de ser un ejemplo de motivación para las mujeres y porque no, para los hombres.

“Me motivó ser maestra de educación especial por el deseo de ayudar, por el deseo de que tanto los niños como sus padres, sientan que no están solos, sientan que aún hay maestros que trabajan para y por ellos, que aún hay profesionales de la educación y no solo profesionistas que salen como si sólo fuera una fábrica de robots que enseñan, por eso y más, decidí trabajar con material humano que no te puedes dar el lujo de echar a perder”.

Ríos Alvarado, quien también se desempeña como maestra de jóvenes en formación (Escuela Normal Básica) y que tienen el mismo deseo que ella cuando estudiaba la carrera, servir a Tamaulipas, es activa, con muchos sueños por realizar y quien no pierde su capacidad de asombro, ya que siente que muchas personas pierden esta capacidad, por eso disfruta el diario vivir aprendiendo de cada uno de sus alumnos.

Su experiencia como maestra, destaca Maricela, ha sido de gran satisfacción, sobre todo al ver cómo generaciones de alumnos que han pasado por sus aulas, ahora son profesionistas comprometidos con su labor, su gran satisfacción es ver cómo han realizado sus anhelos y buscan ser mejores cada día, en general “sólo tengo experiencias bonitas, pues las desagradables que pudiera tener, es mejor desecharlas y solo aprender de las experiencias”.

En el campo de la educación especial, agrega la profesora, “tenemos la voluntad de apoyar a los niños para que salgan adelante con sus habilidades y área de oportunidad”, les dan confianza a los padres para que sepa que su hijo está en buenas manos, que no solo aprenderá lo académico, sino, una forma de vida productiva y que en ella está el futuro de su hijo, por ello la educación es una búsqueda continua de estrategias para poder trabajar con cada alumno de manera constante, es trabajo diario en bien de los niños.

“Aún y cuando cada vez más los hombres y las mujeres tienen las mismas oportunidades para acceder a la formación de los menores o de ser profesional de la educación, las mujeres seguimos cuestionando en que no tenemos las mismas capacidades que ellos, ni las mismas oportunidades, pero en general, es momento de revalorar el papel de la mujer en la sociedad, con vocación y deseos de servir con voluntad, de ser mejor cada día, en sí, que aún existe el amor por enseñar y ser mejor cada día”, dijo Ríos Alvarado.

Otra parte importante en la vida de la profesora, es ser madre, “aquí no solo soy maestra sino aprendiz de todo lo que las nuevas generaciones tienen de ventaja sobre nosotros, me encanta ser mamá y disfruto cada día con mi hija, es maravilloso poder encontrar la razón de trabajar más duro cada día y de gozar cada momento con ella y con mis alumnos” finalizó.

Articulo Anterior