Noticias

La mujer en la Administración Pública Entrevista a la directora del DIF del estado de Tamaulipas

 

Por Lucía Zambrano

Uno de los ámbitos en los cuales la participación de la mujer ha ido avanzando paulatinamente es en la Administración Pública, en Tamaulipas la participación del género femenino va en aumento, cada vez más podemos ver a mujeres aguerridas en puestos de alta decisión en la administración de los gobiernos municipales y a niveles estatales, tal es el caso de la directora del DIF la Lic. Omeheira López Reyna.

En esta edición de “Por tu salud, vive más”, la Lic. Omeheira López Reyna nos regala unos instantes para compartirnos su trayectoria y algunas inquietudes sobre su gran labor en la administración pública durante veintiséis años de actividades en este ámbito. Le agradecemos su valiosa colaboración en esta edición y le deseamos todo el éxito que se merece en su carrera profesional.

He aquí un fragmento de la charla que sostuvimos en días pasados.

L: Cuéntanos un poco sobre tus inicios en la Administración Pública:

O: Yo inicié en administración pública en el 92, más de 26 años. Soy trabajadora social y abogada, empecé en la administración pública en mi municipio de Río Bravo con una organización social en el tema de derechos humanos y en el tema de migrantes. Fue en ese entonces cuando me di cuenta que las necesidades son mayores y que desde el trabajo social no podía resolver, así que me puse a estudiar abogacía, desde ahí es menos difícil ayudar a los demás. Después continué en el tema de migración, en el tema de derechos humanos migratorios, que es donde realmente tengo más especialidad en el tema de derechos humanos en Reynosa y empiezo a litigar en el tema de violencia y mujeres, entro por la barra de abogados fronterizos México-Texas y continué con mi carrera de derechos humanos y después entré a trabajar también con el gobierno del ahora Gobernador desde el servicio público.

L: De alguna manera tú en tu afán de ayudar a los demás fue como te metiste en el servicio público.

O: Sí, porque si traes una vocación de servicio la mejor forma de hacerlo realmente con vocación es a través del servicio público y eso es lo que más disfruto, yo creo que es una plataforma que te permite servir con vocación, servir a los que más lo necesitan y una puede ejercer ahora sí el derecho a través del servicio público, que esa es realmente la función de un servidor público.

L: Cuando tú comenzaste, ¿las mujeres ocupaban muchos espacios públicos?

O: No, tanto en la política como en el servicio público era de hombres, ahorita creo que las mujeres hemos ocupado ya espacios públicos de primer nivel, pero no era porque no estuvieran abiertos los espacios, yo creo que a la mujer le ha costado un poco más de trabajo ir ganando esos espacios de poder y de decisión. Cuando yo inicié éramos muy poquitas que les interesaba realmente ir haciendo una carrera de ascenso.

L: ¿Tú crees que como mujer sea más difícil que como hombre la administración pública?

O: Sí, te cuesta un poco más el tema de subir el nivel y es más de resistencia, como el tema de política, es un tema de resistencia, todavía hay muchos estereotipos culturales de machismo, que hay que ir cambiando. El poder es un tema de cultura social y creo que todavía el norte está más avanzado en comparación del centro y sur del país que me ha tocado trabajar en el tema. Hay un gran avance en nivel federal, me ha tocado estar a nivel federal, a nivel estatal y a nivel municipal, yo creo que yo he tenido ese privilegio de ser servidora pública en los tres niveles de gobierno y eso te da una gran experiencia y decir culturalmente cómo puedes ir cambiando y yo creo que de eso es lo que más he aprendido y disfrutado, haber logrado estar en primer nivel federal, empecé nivel municipal y puedes tener una idea que desde donde puedes apoyar mucho más a la ciudadanía es desde nivel local y estatal porque tienes el contacto directo con la ciudadanía; a nivel federal puedes tener toda una coyuntura , todo un contexto de política muy general, pero el apoyo directo hacia el ciudadano lo das desde los centros locales.

L: ¿Cómo puedes combinar los roles de mamá, de esposa, de hermana, de amiga y aparte de servidora pública?

O: He aprendido a combinarlos, las mujeres siempre pensamos que lo más importante es la familia, mantener la unión de pareja, la estabilidad; el problema es que muchas veces nosotras mismas nos limitamos en pensar que no podemos avanzar. Las que formamos a los hombres somos las mujeres, las que educamos a los hombres somos las mujeres, entonces se les educa de que vas a estar en la calle, vas a trabajar y eres el jefe de familia y una aprende a combinar los roles y a veces a muchos hombres les cuesta entender eso, porque es un tema de cultura y educación, pero yo he tenido mucho soporte en ese sentido y en ocasiones llevé a mi hija a la oficina y es una manera de poderle explicar el rol y por qué estoy haciendo esto y tenga como la importancia de lo que vamos a hacer.

L: Podríamos decir que has logrado mantener un equilibrio entre la vida personal y profesional.

O: Sí, claro, ser madre no me limitó en lo absoluto, he aprendido a combinar todos mis roles y los temas familiares, mi hija ha ido creciendo en este medio y hemos sabido buscar tiempos para la familia y el trabajo. Le dedico a mi familia tiempo de calidad más que de cantidad. Sé que son pocos los ratos con mi hija, pero son ratos de gran calidad y compañía.

L: ¿Cómo cuidad tu salud?

O: Soy muy consciente de cuidarme, en este trabajo he tenido muchas experiencias que a veces me agobian pero soy consciente de la prevención y del cuidado de mi salud, me preocupa también la salud de mi familia, así que hemos aprendido a cuidarnos y a prevenir para evitar enfermedades difíciles de atender.

L: Para las mujeres que están comenzando su desarrollo profesional y que quisieran trabajar en el servicio público, ¿qué les podrías sugerir?

O: Que lo hagan con una gran satisfacción y que hagan que les guste lo que hacen, es decir, aprender a disfrutar lo que se hace, si hay conflicto laboral, saber superar el conflicto laboral, lo más difícil es saberlo superar, volverte resiliente, yo creo que una persona resiliente es aquella que se adapta a las condiciones de donde estás viviendo o donde estás trabajando.

Las mujeres tienen que irse adaptando, las mujeres que logran salir adelante y superan y llegan al éxito tienen que adaptarse.

Yo creo que el gran reto que tenemos las mujeres para entrar en el mundo de los hombres y llegar a primeros niveles es ser muy solidarias con otras mujeres, que ese es el gran problema de las mujeres, porque apoyamos a hombres y pocas veces nos solidarizamos con las mujeres. Por qué, porque tu cultura ha sido de apoyar la figura paterna porque aunque cometa errores siempre lo estás justificando, a las madres las justificamos menos, al padre lo justificas más. Entonces si tienes una jefa se te vuelve tu rival porque recuerdas la imagen materna, con la que siempre estás discutiendo, que al último siempre va a estar en protección, pero te gusta más tener la protección paterna, por eso te gusta tener jefes hombres, yo lo he interpretado así, tengo ya ese concepto, a través de mi experiencia de años que he tenido.

Entonces creo que si las mujeres logramos tener una solidaridad hacia las propias mujeres, lograremos cubrir muchos más espacios y no entrar en rivalidades, las mujeres por lo regular cuando vemos que una sube, todas nos subimos pero para bajarla y si vemos que el hombre va a subir todos nos unimos para subirlo y lo vemos en política.

L: ¿Te gustaría que tu hija se dedicara al servicio público?

O: Sí me gustaría, siempre y cuando tenga vocación, porque este trabajo requiere de mucha vocación, vocación de servicio; es un buen espacio para ayudar a otros, yo creo que es la mejor plataforma para ayudar a otros si se tiene la vocación, si no se tiene la vocación, yo creo que puedes hacerlo desde la iniciativa privada, desde otros lugares que puedas trabajar o satisfacer tus intereses.

Pero algo que desarrollamos las mujeres es que podemos tener en la administración pública, que tenemos un sexto sentido social muy hábil, que podemos beneficiar a muchos en este otro sentido.

L: Tu mensaje final

O: Que las mujeres confiemos en las demás mujeres, que seamos solidarias, que ayudemos a crecer a quienes estén a nuestro alrededor y que el trabajo y el esfuerzo siempre rinden buenos frutos.

 

 

Articulo Anterior