Noticias

“LYME: Una experiencia que cambió mi vida”

 

Por: Lucía Zambrano.

Hace alrededor de un año conocí a Lérida y platicamos sobre su padecimiento, en aquella ocasión le hice una entrevista para nuestro programa de radio y le prometimos hacer más difusión sobre la enfermedad que ella padece y por la cual ha luchado desde hace varios años.

La enfermedad de Lyme es una infección causada por la bacteria Borrelia burgdoferi que el ser humano adquiere a través de la picadura de una garrapata de venado o ratón infectados (del genero Ixodes). La complejidad de esta enfermedad radica en su detección y diagnóstico, pues sus síntomas son similares a los de muchas otras enfermedades. Primero aparece en la zona de la picadura un sarpullido que puede no notarse y que pocos meses desencadena una parálisis muscular acompañada de inflamación en las articulaciones, problemas neurológicos y, a veces, alteraciones cardiacas. Sus síntomas son fiebre, dolor de cabeza, letargo, dolores musculares y articulares, rigidez en el cuello y cansancio en exceso.

Hoy, Lérida tiene 44 años, es madre de tres hijos adolescentes y nos cuenta brevemente su paso por esta experiencia.

¿Cómo empezó tu enfermedad?

En un viaje que hice a la florida, en 1997, me dio una gripa muy fuerte, con mucha temperatura, dolor de huesos, delirios, me puse realmente mal, pensé que era un resfriado porque me había mojado, además nunca vi que me picara ningún insecto, ni me vi la garrapata, ni el característico piquete en forma de Diana, aparte yo no sabía que en Estados Unidos, existiera una enfermedad de este tipo y que Florida fuera zona pandémica, al mes de haber tenido esa “gripa” me dio una parálisis facial y el cuello lo tenía muy rígido y me sentía cansada, pensamos que había sido por el cambio brusco de temperatura ya que era noviembre y empezaban los primeros fríos en Cd. Victoria; y así empezaron los síntomas, uno a uno de forma esporádica, en ocasiones eran dolores de cabeza muy intensos al grado de internarme, me decían que padecía de migrañas, más adelante empezaron los dolores de articulaciones y de huesos y mi cuerpo no podía regular la temperatura, siempre estaba muy fría o muy caliente, me daban temperaturas de la nada, así estuve aproximadamente 7 años, en el ir y venir de hospitales y doctores, pero para mí eran cosas eventuales, yo me consideraba una persona sana. No fue hasta el año del 2004 cuando los síntomas empezaron a ser más constantes e intensos y a sumarse más síntomas, las manos y los pies me quemaban, no podía caminar bien mis piernas y mis brazos se contraían, no podía articular palabras, se me olvidaban las cosas a corto plazo, sentía que la sangre que me quemaba y me ponía toda roja, en ocasiones no sentía las piernas y me caía, o me quería levantar y mis piernas no me respondían, fue ahí, en el 2004 cuando empezó mi búsqueda por descubrir qué me estaba pasando.

¿Cómo te diste cuenta que algo no estaba bien contigo?

Cuando empecé a caerme por no sentir las piernas fue cuando le dije a mi esposo, – Algo no está bien en mí, no sé qué me está pasando, pero esto no es normal.

¿Cuánto tiempo tardaron en diagnosticarte la “Enfermedad de Lyme”?

Mi búsqueda fue muy intensa, a pesar de que contraje la enfermedad en 1997 mi búsqueda empezó en el 2004 y fue hasta el 2010 que gracias a Dios tuve el diagnóstico, fueron 6 años de ardua búsqueda, 6 años de pérdidas y duelos, perdí mi salud, perdí mi bienestar, perdí mi trabajo, perdí bienes materiales para solventar los gastos, lo único que no perdí fue la fe.

¿Cómo ha sido tu camino para la recuperación?

Difícil, muy difícil, Cuando el Dr. me dijo que tenía Lyme, yo pensé – Está bien lo principal ya lo tengo, el diagnóstico, tomo medicina, me curo y listo.

Pero no fue así, llegué a tomar hasta 630 pastillas al mes.

En México no conocían la enfermedad y la mayoría de los médicos no saben tratarla, yo buscaba en internet gente con Lyme en México y no había nada en las redes sociales ni en internet, todo era de Estados Unidos, solo encontré un hospital en la Ciudad de Tijuana que se dedicaba a tratar el Lyme y me fui a tratar allá, estuve con ellos en tratamiento uno par de meses y posteriormente regresé a la Cd. De Monterrey a continuar con el tratamiento.

Ha sido un camino arduo.

Hoy en día soy activista de la difusión y prevención de la enfermedad de Lyme y cuando la gente me escribe de todas partes de mundo y me dicen gracias a tu información, a tus videos supe que tenía la enfermedad de Lyme, sé que valió la pena y que de algo sirvió mi experiencia para otros. Había algunas que tenían muchos años tratándose por lupus, fibromialgia y hasta leucemia, cuando en realidad era LYME.

Actualmente sigo en tratamiento holístico, cambié completamente mi vida, mi alimentación es mucho más sana, debo hacer un poco de ejercicio, dormir bien y evitar el estrés. Encontré mi camino y mi misión en la vida y lo hago con mucho gusto, también le doy gracias a Lyme por sacar lo mejor de mí.

¿Qué mensaje le das a los lectores de “Por Tu Salud, Vive más”?

Es importante que conozca esta enfermedad para prevenirla, que conozcan los síntomas ya que si se detecta a tiempo puede curarse, si conocen a una persona que tiene estos síntomas o diagnósticos de los que menciono anteriormente inclusive Alzheimer, leucemia, esclerosis múltiple alguna enfermedad inespecífica y que no esté mejorando con el tratamiento, no descarten la posibilidad de que padezcan la enfermedad de Lyme, por algo le llaman “La gran Imitadora”. Atiéndete, cuídate, quiérete, nadie va a hacer por ti, más de lo que tú puedes hacer tú misma.

Los invito a que me visiten en mi página de Facebook “Luchando Contra el Lyme” y a mi canal de YouTube “Por un México sin Lyme” para mayor información.

Cualquier enfermedad puedes dañar nuestro cuerpo pero jamás permitan que dañe su alma.

Lic. Lérida Vargas Arizavalo

Lic. En Informática, Lic. En Psicología

Articulo Anterior