Noticias

ENFERMEDADES DIARREICAS

 

Por: Blanca Esthela Selvera Salazar

Con las altas temperaturas, las unidades de salud, como el Hospital Infantil de Tamaulipas, registran alrededor de 60 a 70 consultas por semana con cuadros diarreicos entre la población infantil, de los cuales el 10 por ciento requiere de un tratamiento de hidratación y de 2 a 3 pacientes pueden llegar a ser hospitalizados al menos 24 horas.

El doctor José Daniel Llanes Rodríguez, Director de esta unidad médica, explica que la diarrea, es la presencia de evacuaciones líquidas o semilíquidas en un número mayor a lo habitual, generalmente los niños menores de 5 años evacuan de 2 a 3 veces al día y el aumento en este número, así como el cambio en la consistencia de las evacuaciones, son las que van a definir la presencia del cuadro diarreico.

Por lo general las diarreas son consecuencia del consumo de alimentos o agua contaminados y con las altas temperaturas que se llegan a registrar en Tamaulipas, los alimentos se descomponen con mayor facilidad, por tal motivo debemos vigilar que los alimentos sean preparados de forma higiénica, lavarnos frecuentemente las manos, no nada más después de ir al baño; y si vamos a comer fuera de casa, asegurarnos que sea en sitios que tienen un grado aceptable de higiene.

Los cuidados generales que debe tener un paciente con diarrea, es administrarle electrolitos de forma vida suero oral, pero lo más importante para que el paciente salga adelante, es continuar con la alimentación y a los pacientes que se mantienen en observación, es porque presentan vómito o un factor agregado como fiebre o deshidratación y en casos muy esporádicos, llegan a hospitalización y requieren de una aplicación intravenosa.

Una manera de prevenir los cuadros severos de infección gastrointestinal es la aplicación de la vacuna del rotavirus, para evitar sufrimientos y hospitalizaciones de los menores. En Tamaulipas se distribuyen más de 95 mil vacunas, y antes de que estuviera disponible, las salas de hospitalización estaban llenas de niños con cuadros diarreicos e incluso con deshidratación en tiempo de primavera y verano.

Esta vacuna, se aplica a los niños menores de 2 años de edad en cualquiera de las unidades de salud del estado y en caso de ser contagiados por el rotavirus, ésta será menos agresiva, puede ser más manejable y evita que el menor llegue a ser hospitalizado.

Una infección diarreica se caracteriza cuando las evacuaciones se vuelven consistentes, semilíquidas o líquidas, pueden acompañarse de un dolor abdominal, vómito, náusea y en casos infecciosos se acompañan con fiebre.

El doctor Llanes, recomienda que ante la presencia de este tipo de padecimiento, es muy importante continuar con la alimentación e incrementar los líquidos; si están recibiendo seno materno, deben seguir consumiéndolo; si el menor recibe fórmula a través de biberón o vaso, hay que continuar con su consumo y cuando ya existe un grado de deshidratación, debemos ingerir electrolitos orales.

Articulo Anterior