Noticias

Cuando lo más difícil es el diagnóstico

Por: Lucía Zambrano

Hoy por hoy los servicios de salud han sido de gran acceso a toda la población nacional y solemos pensar que si algo nos duele basta con ir al médico para que nos diga qué nos pasa. Sin embargo, existen enfermedades de difícil diagnóstico que suelen confundirse debido a la variedad de síntomas y los especialistas de la salud atraviesan verdaderas confusiones para saber qué les pasa a determinados pacientes, cuyos síntomas pueden variar dependiendo del organismo de cada uno.

Y no nos referimos a esas enfermedades raras que sólo afectan a uno de cada dos mil personas -que lógicamente son más difíciles de identificar- sino a padecimientos que afectan a millones de personas.

Algunos de los padecimientos más difíciles de diagnosticar por tener síntomas inespecíficos y variables, dependiendo de la persona, son:

Enfermedad celiaca

El diagnóstico entre las personas que sufren enfermedad celiaca puede tardar aproximadamente entre 1 y 10 años. Una de las razones es que algunos de los principales síntomas como la diarrea, la pérdida de peso y el dolor de cabeza pueden ser confundidos con otra enfermedad que comparta los mismos signos.

Fibromialgia

Se trata de una enfermedad relativamente “nueva” ya que fue catalogada como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992; sin embargo, muchos profesionales de la salud la siguen considerando como una enfermedad controvertida debido a que suele aparecer repentinamente sin que aparezcan alteraciones orgánicas demostrables.

Síndrome del intestino irritable

Dolor abdominal intermitente, diarrea y estreñimiento, síntomas que pueden variar en intensidad, por lo que en la actualidad no existe un examen clínico que corrobore la presencia de esta enfermedad. El diagnóstico debe hacerse por eliminación hasta que se llega a la conclusión de que ningún otro síntoma puede causar la afección.

Artritis reumatoide

Muchos profesionales de la salud suelen confundirla con fibromialgia ya que se caracteriza por dolores inexplicables en las articulaciones, pero a diferencia de ésta, la artritis reumatoide está mejor estudiada.

Esclerosis múltiple

Es una enfermedad para la cual no existe cura. Su diagnóstico puede convertirse en un verdadero dilema para los médicos ya que muchos de los síntomas (entumecimiento, hormigueo o debilidad) pueden ser diferentes en todos los pacientes.

Enfermedad de Lyme

Es una enfermedad transmitida por las garrapatas que puede causar trastornos neurológicos graves. Es una de las enfermedades más difíciles de diagnosticar pues no por nada los profesionales de la salud le han otorgado el título de la “gran imitadora”, ya que los síntomas son parecidos a los del síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, la esclerosis múltiple o el lupus.

Lupus

Diagnosticar esta enfermedad puede representar un gran reto para los médicos. Y es que algunos pacientes pueden desarrollar una erupción en forma de mariposa en las mejillas, pero el gran problema es que muchas personas no la presentan lo que vuelve aún más difícil su diagnóstico. De igual forma, otros síntomas de esta enfermedad pueden guardar un gran parecido con otras enfermedades.

 

Estos son algunos padecimientos que pueden confundirse por la variedad de síntomas entre un paciente y otro, por lo que es importante estar informados y acudir ante cualquier anomalía, al médico más cercano.

Articulo Anterior