Editorial

Editorial Mayo 2018

La salud es el bien más preciado que pasa desapercibido cuando se posee, pero nada más nos hace falta y es cuando mayor atención le prestamos y cuando más valor le damos, ahí es cuando nos damos cuenta de que sin salud no vale la pena nada.
El gusto por vivir comienza por una buena salud, salud integral.

La organización Mundial de la Salud le denomina Salud al estado completo de bienestar del cuerpo y de la mente, por ello tan importante es cuidar nuestro cuerpo como nuestras emociones.
Ya Platón dijo hace cientos de años: Mente sana en cuerpo sano. Y nosotros podríamos agregar que también hay que cuidar el espíritu. Así debemos atender nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro cuerpo. Si cuidamos y procuramos estos tres aspectos entonces podremos considerarnos personas realmente saludables.
¿Los súper héroes también se enferman? Sí. La vida en sí misma es frágil y corta. La salud comienza por entender que estamos de paso y cada día vamos construyendo nuestro estilo de vida, nuestros hábitos y nuestras actitudes también influyen en la calidad de vida que pretendemos tener.

Cuidemos lo que comemos, lo que sentimos y lo que pensamos, porque la salud se da de manera integral. Las tres dimensiones del ser humano: Mente, cuerpo y espíritu (alma), todo hay que nutrir de manera saludable. Hacer ejercicio con regularidad, comer sin excesos y cultivar emociones a través de nuestras relaciones personales, a través de la meditación o la oración, o mediante cualquier forma en la que encuentres satisfacción y paz emocional.

El equilibrio puede conseguirse si tomamos en cuenta estos tres aspectos de la vida y de esta manera encontrar armonía en nuestro entorno y en nuestros hábitos cotidianos.
La invitación es que te cuides y te procures una buena salud, recuerda siempre que “Por tu salud: Vive más”.

Articulo Anterior