Noticias

El Cáncer de Cuello Uterino o Cáncer Cervical

El cáncer de cuello uterino o cáncer cervical se origina en las células que revisten el cuello uterino, la parte inferior del útero (matriz). Algunas veces se le llama cérvix uterino.

En nuestro estado, es el segundo cáncer más frecuente en la mujer después del de mama. El cáncer de cuello de útero no es hereditario.

En la mayoría de los cánceres de cuello uterino y de sus lesiones precursoras se detecta la presencia del VPH, aunque no todas las infecciones por VPH producirán un cáncer.

Casi todas las lesiones premalignas del cuello de útero, son silenciosas, es decir no dan ningún síntoma o molestia, por lo que debe efectuarse un examen ginecológico completo, que incluya Colposcopia y Papanicolaou para poder detectarlas a tiempo.

Estos exámenes se realizan en las 12 jurisdicciones sanitarias del estado de forma gratuita

 

Prevención

Con frecuencia, el cáncer de cuello uterino puede prevenirse si se realiza pruebas de detección regulares para detectar y tratarlo de manera oportuna. La prevención incluye controlar los posibles factores de riesgo a través de las siguientes medidas:

  • Retrasar el inicio de la actividad sexual hasta el fin de la adolescencia o después
  • Limitar el número de parejas sexuales
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que han tenido muchas parejas sexuales
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que obviamente presentan verrugas genitales u otros síntomas
  • Dejar de fumar

VACUNA CONTRA EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)

En nuestro estado la vacuna es gratuita para niñas a partir de los 10 años de edad y está presente dentro del esquema de vacunación.

Esta vacuna protege de la infección futura producida por 4 de los serotipos virales más frecuentes asociados con el cáncer de cuello de útero y algunos tipos virales relacionados con las verrugas genitales.

El factor de riesgo más importante para el cáncer de cuello uterino es la infección con el virus del papiloma humano

El VPH es un grupo de más de 150 virus relacionados, algunos de los cuales causan un tipo de crecimiento llamado papilomas, lo que se conoce más comúnmente como verrugas.

El VPH puede infectar a las células de la superficie de la piel, y aquellas que revisten los genitales, el ano, la boca y la garganta, pero no puede infectar la sangre o los órganos internos como el corazón o los pulmones.

El VPH se puede transmitir de una persona a otra durante el contacto con la piel. Una forma en la que el VPH se transmite es mediante el sexo, incluyendo el sexo vaginal, anal y hasta oral.

Los diferentes tipos de VPH causan verrugas en diferentes partes del cuerpo. Algunos tipos causan verrugas comunes en las manos y los pies. Otros tipos tienden a causar verrugas en los labios o la lengua.

Factores de Riesgo

  1. Conducta Sexual

Se considera el principal factor de riesgo. El inicio precoz de relaciones sexuales (antes de los 20 años) y el número de compañeros sexuales aumentan el riesgo de cáncer cervicouterino. Se ha demostrado la presencia de VPH cervical o vulvar en un 17-21% de las mujeres con una pareja sexual y en 69-83% de las mujeres con 5 o más parejas sexuales.

La promiscuidad sexual del hombre también constituye un factor de riesgo dado que en sus múltiples contactos sexuales se contamina con virus de papiloma humano que trasmite después a su pareja.

  1. Fumar

Las mujeres fumadoras tienen un riesgo mayor de padecer de cáncer del cuello uterino que las mujeres no fumadoras. Estudios de investigación han demostrado que en el moco cervical (sustancia que reviste la mucosa del cuello del útero) hay una concentración elevada de sustancias provenientes del humo del cigarro.

  1. Sistema Inmunológico Deprimido

Factores genéticos o enfermedades como el SIDA, medicamentos, consumo de drogas, etc. que provocan la depresión del sistema inmunológico de la persona predispone al desarrollo de cáncer del cuello uterino ante la presencia de la infección por virus de papiloma humano.

  1. Factores Nutricionales

Aunque los estudios científicos no son concluyentes se considera que una dieta baja en antioxidantes, ácido fólico y vitamina C favorece la persistencia de la infección por virus de papiloma humano, evolución de las lesiones y cáncer cervicouterino. Por eso es importante una nutrición balanceada, recordemos

Articulo Anterior